miércoles, 10 de enero de 2018

LECTURAS DE 2017

Como ya es costumbre, dedico la primera entrada del año a las lecturas que más he disfrutado durante el pasado 2017.
Han sido 71 libros íntegros, de cabo a rabo, y dos que dejé inconclusos al poco de empezarlos por no convencerme. Ya he dicho en otras ocasiones que no merece la pena perder el tiempo en lecturas que no aportan nada. La lectura es una de las actividades más gozosas que conozco, por  lo que si no consigo ese gozo, condeno el libro sin remordimiento alguno.
Destaco entre los libros que he leído los siguientes:


1.— La trilogía de Nueva York, de Paul Auster. Publicado por Anagrama.
En 2017 he releído una buena parte de las obras de Auster, entre las que se encuentran estas tres novelas cortas que le dieron fama internacional (La ciudad de cristal, Fantasmas y La habitación cerrada). Fue un disfrute de principio a fin, sobre todo con La ciudad de cristal y con Fantasmas, pura metaliteratura dentro de una atmósfera alucinada. 

También leí de Auster Leviatán (que no sé cómo se me escapó en su día), publicado por Seix Barral. Una maravillosa novela de estructura circular que recoge un juego de espejos, donde el propio Paul Auster se transparenta en la voz del narrador (con sus mismas iniciales) y su mujer Siri (en Iris). La historia de un escritor contada a través de otro escritor amigo suyo.

Ahora, en los primeros días de este año 2018, concluí su última novela, la voluminosa 4 3 2 1. Prefiero no opinar sobre ella, porque no me ha convencido.



2.— La vida negociable, de Luis Landero. Publicado por Tusquets.
Maravillosa novela de principio a fin, donde brilla el mejor Landero. 
El protagonista es una antihéroe, incluso una mala persona en ocasiones. Pero el autor teje la ternura en sus líneas, aun en los personajes más odiosos, nos hace asomarnos a ellos, a sus interiores, para que conozcamos mejor sus razonamientos y podamos entenderlos.
Para no variar, su prosa es sublime.



3.— Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin. Publicado por Alfaguara.
Un conjunto de relatos magníficos e impactantes de una autora con una voz muy auténtica.
Casi todos los relatos reflejan, de una forma u otra, su vida, una vida atormentada entre el alcohol, las separaciones matrimoniales, los problemas de salud y los empleos inferiores a su propia valía. Pero Lucia ama la vida y lo demuestra en sus páginas, con una escritura fresca, viva, directa.
Este libro contiene relatos memorables, como «Amigos», delicioso de principio a fin; «Inmanejable», un relato que impacta, rotundo, buenísimo; «Atracción sexual», muy simpático; «Penas», muy bueno; «Carmen», demoledor, o «Mijito», que sacude.
Una alegría enorme leer a esta mujer, a esta magnífica escritora que no conoció el éxito merecido en vida.



4.— El ángulo del horror, de Cristina Fernández Cubas. Publicado por Tusquets.
Quienes me conocen saben que me encanta esta autora desde hace ya muchísimos años. Le sigo la pista y leo todo lo que saca nuevo, además de releer lo anterior. 
Este libro, compuesto por cuatro relatos, ha sido una relectura apasionante. Es magnífico de principio a fin. Los cuatro relatos, cada uno en su estilo, son redondos, perfectos.
Otro libro suyo que releí en 2017, y que recomiendo de manera apasionada, es Parientes pobres del diablo, también publicado por Tusquets.
Tres magníficos cuentos componen el quinto volumen que la autora publicó en su día.
Muy bueno, con el estilo peculiar de Cristina: claro, con gran fuerza narrativa y con ese fondo misterioso tan característico con el que dota a sus relatos. En uno de los relatos, «El moscardón», me invadió la ternura, y es que la autora sabe manejar diversos registros.

También releí de esta magnífica cuentista Mi hermana Elba, Los altillos de Brumal y Con Agatha en Estambul. Todos muy recomendables.



5.— Mientras escribo, de Stephen King. Publicado por Debolsillo (Penguin Random House).
Una obra que se sale de la producción de terror de King, de carácter autobiográfico y ensayística.
El famoso escritor nos cuenta parte de su vida y de su relación con la literatura de una manera cómplice y directa. Se hace muy cercano. Y sus apreciaciones literarias son, en general, muy certeras.
Me ha encantado. Una gozada de libro, muy bueno.



6.— La balada del café triste, de Carson MacCullers. Publicado por Austral (Planeta).
De esta autora norteamericana ya leí hace años la novela El corazón es un cazador solitario, que me gustó.
Me tocaba este libro de relatos, donde destaca de manera brillante el que le da título al libro, «La balada del café triste», un relato de largo aliento, magnífico de principio a fin, donde puede aprenderse eso que tanto se recomienda: «muestra, no cuentes», con unas descripciones atinadas y con un personaje, Miss Amelia, genial, memorable.
Otro relato que me gustó mucho fue «Dilema doméstico», más breve y tierno, donde se palpa la tragedia del alcoholismo.
Una autora con muy buena mano para retratar personajes con alguna minusvalía, sea física o psíquica.



7.— 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff. Publicado por Anagrama.
Entretenido y entrañable libro que leí por recomendación de una buena amiga. 
Recoge la correspondencia entre la autora americana y Frank Doel, empleado de la librería londinense Marks & Co.
En él, late de forma esplendorosa el amor por los libros. También refleja los racionamientos en Londres tras la II Guerra Mundial, la generosidad de los pobres, una ironía exquisita, así como una serie de sentimientos verdaderos que emocionan.



8.— El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Publicado por Salamandra.
Una estupenda distopía donde la autora nos habla desde la perspectiva de una criada de una sociedad autoritaria donde la mujer han perdido su identidad y solo se la tiene en cuenta a efectos de la procreación u otros roles determinados por los jerarcas.
Muy bien desarrollada la novela, si bien, en ocasiones, he sentido que se ha estirado de más la autora, que se ha repetido; tal vez, algo más corta hubiera quedado más impactante.



9.— Cómo comportarse en la multitud, de Camille Bordas. Publicado por Malpaso.
Una novela deliciosa narrada por un preadolescente hasta su llegada a la adolescencia. 
Fresca y espontánea, no quita para que, en ocasiones, se traten temas muy duros, pero lo hace la autora de una forma suave. La sonrisa no abandona mientras se lee. La he disfrutado.
Camille Bordas, una autora muy joven que promete.



10.— Una temporada en el purgatorio, de Dominick Dunne. Publicado por Libros del Asteroide.
Una novela de corte clásico, profunda, densa, con una fuerte carga de crítica social a los adinerados y poderosos, ya que refleja sus luces y sus sombras, sus puntos fuertes y débiles.
Me ha gustado.







Quedan fuera otros muchos libros con los que he disfrutado (La loca de la casa, de Rosa Montero; La muerte de Iván Illich, de Tolstói; Algo se ha roto, de Eugenia Kléber; El abismo verde, de Manuel Moyano; Canción dulce, de Leila Slimani; Respiración artificial, de Ricardo Piglia… La relación sería demasiado larga y a saber si tediosa. A diferencia de otros años, no me he marcado un número de libros para reseñar. He metido los que están, incluso al tocar un autor los demás que he leído de él (a excepción de Auster, al no incluir otros dos libros releídos).

Por último, y a título personal, anuncio que el próximo viernes 19 de enero, a las 19,30 horas, estaré en Barcelona, en el Jamming Lounge, carrer de Vallfogona, 23, Gràcia. Con mi novela Diario de una fuga.
Este es el cartel anunciador:


¡Felices lecturas para el 2018!